Capítulo 33. Gestión de energía

Tabla de contenidos

33.1. Funciones de ahorro de energía
33.2. APM
33.3. ACPI
33.4. Detención del disco duro
33.5. Paquete powersave
33.6. Módulo de gestión de energía de YaST

Resumen

La gestión de energía es especialmente importante en el caso de los equipos portátiles, pero también es un aspecto importante en otros sistemas. Hay disponibles dos tecnologías: APM (gestión de energía avanzada, del inglés Advanced Power Management) y ACPI (interfaz avanzada de configuración y energía, del inglés Advanced Configuration and Power Interface). Además de estas tecnologías, también es posible ajustar la frecuencia de la CPU para ahorrar energía o reducir el ruido. Estas opciones se pueden configurar de forma manual o usando un módulo de YaST.

A diferencia de APM, que se usaba anteriormente en los equipos portátiles sólo para la gestión de energía, la información sobre el hardware y la herramienta de configuración de ACPI están disponibles en todos los equipos modernos (portátiles, equipos de sobremesa y servidores). Todas las tecnologías de gestión de energía requieren hardware adecuado y rutinas de BIOS. La mayoría de los portátiles y muchos de los equipos de sobremesa y los servidores modernos se ajustan a estos requisitos.

APM se utilizaba en muchos equipos antiguos. Dado que APM consiste en bastante medida en un conjunto de funciones implementado en el BIOS, el grado de compatibilidad con APM puede variar en función del hardware. Este hecho es aún más evidente en el caso de ACPI, ya que presenta una mayor complejidad. Por esta razón no tiene mucho sentido recomendar uno u otro sistema. Lo mejor que puede hacer es probar los distintos procedimientos con su hardware y elegir la tecnología con la que obtenga los mejores resultados.

[Important]Gestión de energía en los procesadores AMD64

Los procesadores AMD64 con un núcleo de 64 bits sólo admiten el uso de ACPI.


33.1. Funciones de ahorro de energía

Las funciones de ahorro de energía no sólo son importantes para el uso móvil de los equipos portátiles, sino también para los sistemas de sobremesa. Las funciones principales y su uso en los sistemas de gestión de energía APM y ACPI son:

Stand-by

En este modo de funcionamiento se apaga la pantalla. En algunos equipos, el rendimiento del procesador se puede limitar. Esta función no está disponible en todas las implementaciones APM, y se corresponde con los estados S1 o S2 de ACPI.

Suspender (volcado en la memoria)

Este modo vuelca toda la información de estado del sistema en la memoria RAM. Posteriormente, todo el sistema (excepto la RAM) pasa a estar en reposo. En este estado, el equipo consume muy poca energía. La ventaja que ofrece es la posibilidad de reanudar el trabajo en el mismo punto en el que se dejó en sólo unos segundos, sin necesidad de arrancar y reiniciar las aplicaciones. Los dispositivos que utilizan APM se pueden suspender normalmente cerrando la cubierta del portátil y se activan al volver a abrirla. Esta función se corresponde con el estado S3 de ACPI. La compatibilidad con este estado está todavía en desarrollo y, en consecuencia, depende en gran medida del hardware.

Hibernación (volcado en el disco)

En este modo de funcionamiento, todo el estado del sistema se vuelca en el disco duro y el sistema se apaga. Debe existir una partición swap del mismo tamaño al menos que la RAM para escribir todos los datos activos. La reactivación para salir de este estado puede requerir entre 30 y 90 segundos y se vuelve al estado previo a la suspensión. Algunos fabricantes ofrecen variantes de este modo como, por ejemplo, la función RediSafe de los Thinkpads de IBM. En ACPI el estado que se corresponde con la hibernación es el S4. En Linux, el volcado de la información en el disco se realiza mediante rutinas del núcleo que son independientes de APM y de ACPI.

Monitorización de la batería

ACPI y APM comprueban la carga de la batería y proporcionan la información correspondiente. Además, ambos sistemas coordinan las acciones que se deben llevar a cabo cuando se alcanza un nivel de carga preocupante.

Desconexión automática

Después de apagar, el equipo se desconecta. Esto es especialmente importante cuando se realiza un apagado automático justo antes de que se agote la batería.

Apagado de los componentes del sistema

Desconectar el disco duro es el aspecto que ahorra más energía en todo el sistema. En función de la fiabilidad de todo el sistema, el disco duro puede ponerse en reposo durante algún tiempo. Sin embargo, el riesgo de perder datos aumenta a medida que incrementa el período de reposo. Otros componentes, como los dispositivos PCI que pueden llevarse a un estado especial de ahorro de energía, se pueden desactivar con ACPI (al menos en teoría) o inhabilitar de forma permanente desde la configuración del BIOS.

Control de la velocidad del procesador

En lo que respecta a la CPU, se puede ahorrar energía de estas tres formas: se puede ajustar la frecuencia y el voltaje (PowerNow! o Speedstep), se pueden establecer limitaciones en la CPU y se puede poner el procesador en reposo (estados C). Dependiendo del modo de funcionamiento del equipo, estos métodos se pueden combinar también entre sí.