Capítulo 2. Configuración avanzada de disco

Tabla de contenidos

2.1. Configuración de LVM
2.2. Configuración de RAID de software

Las configuraciones avanzadas del sistema requieren configuraciones de disco concretas. Para que la denominación de los dispositivos sea coherente con la de los dispositivos SCSI, utilice un guión de inicio específico o udev. La LVM (Gestión lógica de volúmenes) es un esquema de partición de discos diseñado para ser mucho más flexible que la partición física utilizada en las configuraciones estándar. Su funcionalidad de instantáneas permite crear de forma sencilla copias de seguridad de los datos. La matriz redundante de discos independientes (RAID, del inglés Redundant Array of Independent Disks) ofrece niveles superiores de integridad de los datos, rendimiento y tolerancia a fallos.


2.1. Configuración de LVM

En esta sección se describen brevemente los principios sobre los que se asienta LVM y las funciones básicas que lo hacen útil en muchas circunstancias. En la Sección 2.1.2, “Configuración de LVM con YaST”, aprenderá a configurar LVM con YaST.

[Warning]Aviso

El uso de LVM podría asociarse con un aumento del riesgo, por ejemplo, de pérdida de datos. Otros riesgos posibles incluirían la detención de las aplicaciones por fallo, fallos de alimentación y comandos erróneos. Haga una copia de seguridad de los datos antes de implementar LVM o volver a configurar los volúmenes. Nunca haga nada sin haber hecho antes una copia de seguridad.

2.1.1. Administrador de volúmenes lógicos

El Administrador de volúmenes lógicos (LVM) permite la distribución flexible del espacio del disco duro en varios sistemas de archivos. Se desarrolló porque, en ocasiones, surge la necesidad de cambiar la segmentación del disco duro después de hacer la partición inicial que se realiza durante la instalación. Puesto que es difícil modificar las particiones en un sistema que se está ejecutando, LVM ofrece un repositorio virtual (grupo de volúmenes, VG en adelante por sus siglas en inglés) de espacio en memoria desde el que se pueden crear los volúmenes lógicos (LV) según sea necesario. El sistema operativo accede a estos LV en lugar de a particiones físicas. Los grupos de volúmenes pueden prolongarse a más de un disco, de manera que varios discos o partes de ellos puedan formar un único VG. De esta forma, LVM ofrece un tipo de abstracción a partir del espacio de disco físico que permite cambiar la segmentación de una manera más sencilla y segura que hacer una partición física. Encontrará información básica relativa a la particiones físicas en la sección Sección 1.7.1.1, “Tipos de partición” (↑Inicio) y en la Sección 2.9.5, “Particionamiento” (↑Inicio).

Figura 2.1. Particiones físicas y LVM

Particiones físicas y LVM

En la Figura 2.1, “Particiones físicas y LVM” se compara una partición física (a la izquierda) con una segmentación de LVM (a la derecha). En la parte izquierda, se ha dividido un disco en tres particiones físicas (PARTE), cada uno con un punto de montaje (PM) asignado de manera que el sistema operativo pueda acceder a ellos. En la parte derecha, hay dos discos divididos en dos o tres particiones físicas cada uno. Se han definido dos grupos de volúmenes de LVM (VG 1 y VG 2). VG 1 contiene dos particiones del DISCO 1 y una del DISCO 2. VG 2 contiene las dos particiones restantes del DISCO 2. En LVM, las particiones físicas del disco que se incorporan a un grupo de volúmenes se denominan "volúmenes físicos". En los grupos de volúmenes, se han definidos cuatro volúmenes lógicos (LV 1 a LV 4), que el sistema operativo podrá utilizar gracias a los puntos de montaje asociados. El límite entre volúmenes lógicos diferentes no tiene por qué alinearse con ningún borde de la partición. Observe en este ejemplo el borde entre LV 1 y LV 2.

Funciones de LVM:

  • Es posible combinar varios discos duros o particiones en un volumen lógico de gran tamaño.

  • Siempre que la configuración sea adecuada, se puede aumentar de tamaño un LV (como /usr) cuando ya no quede espacio libre.

  • Mediante LVM, incluso se pueden añadir discos duros o LV en un sistema en funcionamiento. No obstante, para ello es necesario un hardware de intercambio directo que sea capaz de realizar dichas acciones.

  • Es posible activar un "modo de repartición" que distribuya el flujo de datos de un volumen lógico en varios volúmenes físicos. Si estos volúmenes físicos residen en discos distintos, mejorará el rendimiento de los procesos de lectura y escritura, como ocurre en RAID 0.

  • La función de instantánea permite realizar copias de seguridad coherentes (especialmente para servidores) en el sistema en funcionamiento.

Con estas funciones, el uso de LVM sí tiene sentido para equipos domésticos que soporten una gran carga de trabajo o pequeños servidores. Si cuenta con una cantidad de datos cada vez mayor, como en el caso de las bases de datos, archivos de reserva de música o directorios de usuario, LVM es, sin duda, lo más adecuado, ya que permite sistemas de archivos que ocupan más que el disco duro. Otra ventaja de LVM es que se pueden añadir hasta 256 LV. Sin embargo, tenga en cuenta que trabajar con LVM es distinto a trabajar con particiones convencionales. Hay más información disponible e instrucciones acerca de cómo configurar LVM en la página oficial de LVM HOWTO en http://tldp.org/HOWTO/LVM-HOWTO/.

A partir de la versión 2.6 del núcleo, está disponible la versión 2 de LVM, que a su vez, es compatible con las versiones anteriores de LVM y permite la gestión continua de los grupos de volúmenes antiguos. Al crear nuevos grupos de volúmenes, decida si desea usar el formato nuevo o la versión compatible con versiones anteriores. LVM 2 no necesita ninguna revisión del núcleo ya que usa el asignador de dispositivos integrado en el núcleo 2.6. Este núcleo sólo es compatible con la versión 2 de LVM. Por lo tanto, cuando en esta sección se haga referencia a LVM, se estará refiriendo a la versión 2.

2.1.2. Configuración de LVM con YaST

Con la herramienta de particionamiento en modo experto de YaST se puede configurar LVM con YaST (consulte la Sección 2.9.5, “Particionamiento” (↑Inicio)). Esta herramienta permite editar y suprimir las particiones existentes y crear otras nuevas para que se utilicen con LVM. Con ella, para crear una partición LVM, primero se debe hacer clic en Crear+No formatear y seleccionar a continuación 0x8E Linux LVM como identificador de la partición. Una vez creadas las particiones que se van a usar con LVM, se hace clic en LVM para iniciar la configuración.

2.1.2.1. Creación de grupos de volúmenes

Si no existe todavía ningún grupo de volúmenes en el sistema, se le pedirá que añada uno (consulte la Figura 2.2, “Creación de un grupo de volúmenes”). Es posible crear grupos adicionales con Añadir grupo pero, por lo general, es suficiente un sólo grupo de volúmenes. Se sugiere system como nombre para el grupo de volúmenes en el que se encuentren los archivos de sistema de SUSE Linux. El tamaño de extensión física define el tamaño de un bloque físico en el grupo de volúmenes. Todo el espacio en disco de un grupo de volúmenes se gestionará en porciones de este tamaño. El valor se define normalmente en 4 MB y se permite un tamaño máximo de 256 GB para volúmenes físicos y lógicos. Sólo debería aumentarse el tamaño de extensión física, por ejemplo, a 8, 16 o 32 MB, si necesita volúmenes lógicos más grandes que 256 GB.

Figura 2.2. Creación de un grupo de volúmenes

Creación de un grupo de volúmenes

2.1.2.2. Configuración de los volúmenes físicos

Después de crear el grupo de volúmenes, el cuadro de diálogo siguiente recoge todas las particiones, ya sean del tipo “Linux LVM” o “Linux nativo”. No se muestran intercambios ni particiones DOS. Si ya se ha asignado una partición a un grupo de volúmenes, el nombre del grupo aparecerá en la lista. Las particiones no asignadas se indican con “--”.

Si hay varios grupos de volúmenes, defina el actual en el cuadro de selección situado en la parte superior izquierda. Los botones de la parte superior derecha habilitan la creación de grupos de volúmenes adicionales y la supresión de los existentes. Solamente se pueden suprimir aquellos grupos de volúmenes que no tengan particiones asignadas. Las particiones asignadas a un grupo de volúmenes también se denominan "volúmenes físicos".

Figura 2.3. Configuración del volumen físico

Configuración del volumen físico

Para añadir una partición no asignada previamente al grupo de volúmenes seleccionado, haga clic primero en la partición y, a continuación, en Añadir volumen. En este momento, el nombre del grupo de volúmenes se introduce al lado de la partición seleccionada. Asigne todas las particiones reservadas a LVM a un grupo de volúmenes. De lo contrario, el espacio de la partición permanecerá inutilizado. Antes de salir del cuadro de diálogo, debe asignarse al menos cada grupo de volúmenes a un volumen físico. Después de asignar todos los volúmenes físicos, haga clic en Siguiente para seguir con la configuración de los volúmenes lógicos.

2.1.2.3. Configuración de los volúmenes lógicos

Después de que el grupo de volúmenes se haya llenado de volúmenes físicos, defina los volúmenes lógicos que el sistema operativo debería usar en el siguiente cuadro de diálogo. Establezca el grupo de volúmenes actual en el cuadro de selección situado en la parte superior izquierda. A su lado se mostrará el espacio libre que queda en el grupo de volúmenes actual. La lista que aparece a continuación contiene los volúmenes lógicos en ese grupo de volúmenes. Aquí se muestran las particiones normales de Linux a las que se ha asignado un punto de montaje, las de intercambio y todos los volúmenes lógicos existentes. Añada, edite o elimine los volúmenes lógicos según sea necesario hasta que ya no quede espacio en el grupo de volúmenes. Asigne al menos un volumen lógico a cada grupo de volúmenes.

Figura 2.4. Gestión de volúmenes lógicos

Gestión de volúmenes lógicos

Para crear un nuevo volumen lógico, haga clic en Añadir y complete el mensaje emergente que se abre. Al igual que ocurre con las particiones, introduzca el tamaño, el sistema de archivos y el punto de montaje. Normalmente, los sistemas de archivos, como reiserfs o ext2, se crean en un volumen lógico y, a continuación, se designa un punto de montaje. Los archivos almacenados en este volumen lógico pueden encontrarse en este punto de montaje en el sistema instalado. También es posible distribuir el flujo de datos en el volumen lógico entre varios volúmenes físicos (repartición). Si estos volúmenes físicos residen en discos duros distintos, por lo general se mejorará el rendimiento de los procesos de lectura y escritura (como en RAID 0). Por contra, un LV de repartición con n reparticiones sólo se podrá crear correctamente si el espacio en disco duro que necesita el LV se puede distribuir uniformemente en n volúmenes físicos. Si, por ejemplo, únicamente hay dos volúmenes físicos disponibles, será imposible crear un volumen lógico con tres reparticiones.

[Warning]Repartición de datos

YaST no tiene posibilidad en este punto de comprobar si son correctas las entradas que tienen que ver con la repartición. Cualquier error que se haya cometido aquí sólo será obvio más tarde, cuando LVM se implemente en el disco.

Figura 2.5. Creación de volúmenes lógicos

Creación de volúmenes lógicos

Si ya ha configurado LVM en el sistema, ya podrán introducirse los volúmenes lógicos existentes. Antes de continuar, asigne también puntos de montaje adecuados a estos volúmenes lógicos. Si hace clic en Siguiente, volverá al particionamiento en modo experto de YaST y terminarán ahí sus operaciones.

2.1.2.4. Gestión directa de LVM

Si ya ha configurado LVM y sólo desea cambiar algún elemento, existe una manera alternativa de hacerlo. En el Centro de control de YaST, seleccione Sistema+LVM. Este cuadro de diálogo permite básicamente las mismas acciones descritas anteriormente, con la excepción del particionamiento físico. Muestra los volúmenes físicos y lógicos existentes en dos listas. Podrá gestionar el sistema LVM mediante los métodos ya descritos.